Avisar de contenido inadecuado

Te seré franco

{
}

 

Si se oye a veces decir a alguien: “te seré franco” es casi seguro que la advertencia irá seguida de una crítica. La experiencia nos dice que la crítica será generalmente descalificadora, más bien dura. Si habla de mí, si el receptor de la franqueza soy yo, mi instinto me lleva a levantar rápidamente un pequeño muro de defensa.


Quizá es una lástima que se produzca esa reacción instintiva, porque el ejercicio de la franqueza está considerado una virtud. Que desconfíe del valor moral de la franqueza no me hace quedar demasiado bien, lo sé y lo siento. Pero si alguien me interpela y empieza su discurso diciéndome “te seré franco”, no puedo evitar cierta incomodidad. No tanto porque yo vaya a salir malparado de una opinión que me es adversa. A lo largo de la vida uno debe aprender a aceptar los juicios negativos, incluso los que son formulados con la severa rotundidad de quien dicta sentencia.


Lo que ocurre es que, en principio, yo no soy un ferviente partidario de la franqueza, que algunas personas exhiben como una divisa de combate. Como todas las cualidades –y la franqueza lo es–, puede convertirse en un arma agresiva. Y, en consecuencia, en este caso causa víctimas. La historia recuerda algunos reyes que pidieron a sus consejeros que les hablaran con franqueza, aquellos señores se lo creyeron, dijeron lo que pensaban y acabaron decapitados.


En alguna ocasión concreta, la franqueza puede ser obligada. Incluso válida, si se supone que una opinión franca será beneficiosa para el interlocutor. Pero antes de hablar francamente, sería un error grave no asegurarse de que el otro asimilará positivamente el aviso. La franqueza exige siempre el apoyo de la hermana mayor, que es la prudencia. La franqueza ha hecho tanto daño como el engaño, o el disimulo, o la evasiva. 
Desconfiemos de quien diga de sí mismo “es que yo soy muy franco”, con una autosatisfacción visible. No es que no se dé cuenta de que, en aquel caso, la franqueza es imprudente, sino que va más allá en el error: cree que la franqueza, por definición, es una virtud.


Se ha atribuido a la franqueza un valor moral, y no se ha tenido en cuenta que, como el silencio, debe ser regida por la inteligencia. Si alguien me dice “te hablaré con toda franqueza”, me quedaría preocupado si no fuera porque, en general, los que son militantes de cantar las verdades tienen una seguridad en sí mismos que desafina.

{
}
{
}

Comentarios Te seré franco

Te voy a ser franca: desgranas verdades sutilmente. Ya me gustaría ser tan... ¿qué?... tan... diplomatico...
Hay verdades que no se deben decir... o que no se deben escuchar... Lo único de malo que tiene la verdad es que es cierta.
Ana Ana 21/07/2010 a las 23:50
Te voy a ser franca: desgranas verdades sutilmente. Ya me gustaría ser tan... ¿qué?... tan... diplomatico...
Hay verdades que no se deben decir... o que no se deben escuchar... Lo único de malo que tiene la verdad es que es cierta.
Ana Ana 21/07/2010 a las 23:51
Te voy a ser franca: desgranas verdades sutilmente. Ya me gustaría ser tan... ¿qué?... tan... diplomatico...
Hay verdades que no se deben decir... o que no se deben escuchar... Lo único de malo que tiene la verdad es que es cierta.
Ana Ana 21/07/2010 a las 23:51
Te voy a ser franca: desgranas verdades sutilmente. Ya me gustaría ser tan... ¿qué?... tan... diplomatico...
Hay verdades que no se deben decir... o que no se deben escuchar... Lo único de malo que tiene la verdad es que es cierta.

Pues... o salen mil quinientos comentarios mios, o no sale ninguno... que, como todos, no quiere trabajar... jajajajja
Ana Ana 21/07/2010 a las 23:52
Olé ahí mi sarsa... jajajjaja... na más y na menos que 4.... jajajajjajajaj.. y como no hay quinto malo... jajajajaj
Ana Ana 21/07/2010 a las 23:53
Ya veo que eres más franca que Franco. Dices algo y lo pones todo perdido de franqueza. Lo malo es que ser franco y tener mano izquierda no se conjuga muy bien. En la diplomacia hay que quedarse a medio camino entre ponderación y agresividad.

Me gusta lo que dice Gracián al respecto:

Jugar a juego descubierto ni gusta ni es útil. No descubrirse inmediatamente produce curiosidad: especialmente cuando el puesto es importante surge la expectación general. El misterio en todo, por su mismo secreto, provoca veneración. Incluso al darse a entender se debe huir de la franqueza. El silencio recatado es el refugio de la cordura.
La franqueza ... cuantos quebraderos de cabeza me ha ocasionado en mi vida
... no estoy inspirada para dejarte un comentario digno de tu página ... estoy en horas muy bajas
Un fuerte abrazo ... mi querido amigo.
Ay, chiquillo, me has descubierto. Empiezo a cultivar el arte de "enbocacerrada"; por el momento, ni expectación, ni veneración, ni siquiera "expectoración" -ya lo que me faltaba-, pero bueno, el silencio y si es recatado... ain... refugio miooooooooooo.
Me has hecho pensar, oye, y, niño, la neurona la tengo fetén... lástima que el gas le dure tan poco.... jajajajjajajjajajjajajajajaja
Seamos felices, mientras nos dejen... o nos dejemos... jejeje  (no te veo yo a tí mu "franco"... jejejejjeje)
No me digas eso, María. Tampoco es que yo sea la alegría de la huerta, pero desde esta pequeña atalaya te conmino a que te sacudas esa apatía. Nada merece el sufrimiento y la vida es lo único que tenemos. Lo demás es hacer planes para el pasado.

Con que a sonreír, aunque a la pata de gallo le salga un nuevo dedo, a sonreír hasta que salgan agujetas en los maxilares. Es una orden y a mi no se me discute.

Un beso grande, mami. 
Con toda franqueza :-o  forever.
Ana Ana 23/07/2010 a las 00:19
Te seré franca ... no tengo con quien compartir esas risas que alivien las patas de gallo ... me siento cansada y sola ... y me duele el Alma
Me encanta que me regañes ... ese es mi niño querido ...
...  perdona por usar el título ...
De sola nada. No es que sea mucho pero todos los que formamos esta pequeña comunidad te queremos. Lo veo, lo intuyo, lo respiro y no vamos a permitir que te duela el alma. O sea, que te voy a seguir regañando hasta que levantes ese ánimo.
Como dice Ana, forever.
Gracias por ese abrazo envolvente ... por esas palabras de alivio que hacen perder poco a poco ese dolor
... eres una bella persona ... por dentro y por fuera
Gracias ...

Deja tu comentario Te seré franco

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre