Avisar de contenido inadecuado

SANTA CECILIA, PATRONA DE LOS MÚSICOS

{
}

  TAGS:undefined

Me gusta la parafernalia y cultura cristiana, aunque la fe se haya ido diluyendo. Santa Cecilia fue una mártir cristiana del siglo II, perteneciente a la clase aristocrática romana. Tenemos innumerables representaciones artísticas idealizadas de su figura en la que no faltan ángeles o flores. Quizá el más reproducido sea el ubicado actualmente en El Hermitage,de Jacques Blanchard (S. XVII ), donde el pintor la representa sentada, con las manos al teclado de un órgano y acompañada de un ángel tañendo el laúd.

Lo que nos sorprende, a mayores de la belleza formal y estética, es la postura y actitud del ángel que, al tiempo de acompañar a la santa en la interpretación musical, parece cortejarla. La figura del ángel simboliza la opción cristiana de Cecilia por la virginidad frente al matrimonio impuesto por intereses de casta, según nos cuenta el acta de su martirologio. Es por lo que el pintor interpreta este hecho con una deliberada suplantación de papeles, dejando constancia artística, tal que una candorosa picardía celestial.

Los ángeles representados en el arte, la mayor parte los vemos en actitud musical, ya sea cantando o interpretando toda clase de instrumentos, como recopiló en magnífico libro, el que fuera director del Museo del Prado: Federico Sopeña. La santa patrona, Cecilia, refuerza lo femenino de la música en el sentido de madre y generadora de múltiples sensaciones dentro de nosotros.

Ella, la música, es la gran madre-mujer-musa y figura amada del talante creador que precisa de ella y su germen inspirador para dar vida a otras formas de arte plasmadas en literatura, pintura , escultura etc. Y no digamos las artes audiovisuales, empezando por el cine, donde la banda sonora es parte no pequeña del potencial de las imágenes y de la fuerza del argumento. Es difícil prescindir de la música, como de la madre o del ser amado.

Ambas carencias padeció Beethoven, de cuya muerte se cumplen hoy 190 años, que dejó traslucir en partituras, ya sea de tono lírico ("Para Elisa"), ya trágico (" La Patética). La estabilidad emocional del músico iba en sentido inverso del torrente artístico que le desbordaba. Aquel genio que triunfó en su tiempo, no supo hacer pie en amores que le pudieran corresponder. Sin embargo la grandeza sonora de sus composiciones sigue enamorándonos a todos con esa admiración que ya Mozart empezó a profesarle cuando le escuchó tocar el piano, de niño.

La música, por lo que es en sí, como ciencia y arte, ha dado lugar a muchos tratados. Pero lo que supone dentro de uno mismo, cuesta expresarlo, aunque cada cual puede contar el grado de dependencia de la magia de esos siete sonidos básicos: las notas musicales que conforman la base de melodías que nos acompañan, transformándose y multiplicándose desde la cuna.

{
}
{
}

Deja tu comentario SANTA CECILIA, PATRONA DE LOS MÚSICOS

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre