Avisar de contenido inadecuado

Reflexión sobre el libro electrónico

{
}

Cuando un autor o autora de éxito reciente o de una obra ya consolidada se enfrenta a un auditorio, surge siempre la inevitable pregunta: ¿Qué piensa del libro electrónico y si en futuro más próximo que lejano relegará al libro de papel a una mera curiosidad de otra época?

La mayoría suelen salirse por la tangente, diciendo que una maquinita no puede sustituir al libro de siempre, a su textura, a su olor, al rito de acariciarlo mientras se degustan sus páginas escritas. Otros, más familiarizados con nuevas tecnologías, se manifiestan en el sentido de que ambos modos convivirán en el futuro, pero sin que el libro electrónico suponga una merma para el libro de papel.

Sin embargo cada vez son en mayor número los expertos que insinúan o admiten abiertamente que vivimos una revolución electrónica, comparable en importancia a la que se vivió con la revolución de la imprenta o la que se vivió con la sustitución de los manuscritos por los códices en la Alta Edad Media, y preconizan el fin de “la Galaxia Gutenberg” y del “hombre tipográfico”, según los términos acuñados por el teórico de los medios de comunicación Marshall McLuhan.

Rara avis resulta hoy día el coleccionista cuyo hobby consistía en formar a lo largo de toda su vida una gran biblioteca personal con miles de libros desde incunables a primeras ediciones. El metro cuadrado de inmueble para albergarlos es demasiado caro y escaso y al final de su existencia deja una suerte de caramelo envenenado para sus deudos que tendrán que escoger entre respetar la memoria del finado o quitarse de en medio de la mejor manera posible todo lo que acumuló en vida.

Y todo esto lo resuelve mal que bien el libro electrónico. Por supuesto, que todos los cambios por revolucionarios que sean no subvertirán del todo el viejo orden y seguirá habiendo libros de papel. Al menos hasta que perduren las generaciones que son inmigrantes digitales y les cueste todavía leer en una pantalla algo que vaya más allá de un simple texto corto. Pero las generaciones que ahora andan a gatas probablemente, como nativos digitales que son, desarrollen las aptitudes necesarias para desterrar el viejo libro de papel, tal y como lo hemos concebido siempre y que creíamos insustituible. Torres más altas cayeron, mal que nos pese a muchos.

{
}
{
}

Comentarios Reflexión sobre el libro electrónico

gracias por ignorarme, es justo lo que pensaba que harías.
No te ignoro. Si te he ofendido, te ruego me perdones.
creo que llevas muncha razon en todo pero sobre todo en el poco espacio en que hoy nos movemos los pisos son exposicion y eso es lo que hay  donde cada particula de terreno va ya señalizada hoy los armarios son mas para ropa que para libros esta al uso da para beneficencia querra esta tambien libros viejos  asi que doy contigo esta clase de libro se abrira terreno
yo resucité para dar vidilla al blog, fue mi intención, decir cosas que igual la gente no se atrevía a decir, alguna que otra burrada je je jeje.... aunque contigo había otra cosa que no puedo poner en comentarios pero que la cuasi bruja ana podrá explicarte si se lo preguntas, ya abandono para siempre este lugar,  de humanos es errar y de sabios rectificar, tanto para una parte como para la otra.
el tiempo es tan sabio que siempre nos da respuestas...incluso a las malvadas brujas como la gran morgana.
adiós para siempre, yayito campestre......
Me dejas un poco confuso. En estos momentos la cuasi bruja Ana está de viaje por ahí por la vieja Europa y no puedo preguntarle nada. Si me puedes adelantar esa cosa que no se puede poner en comentarios, aunque sea de forma velada, no me quedo con la mala conciencia de haberte hecho daño o no haber sabido seguirte el juego.
No te despidas para siempre. Dentro de las cosas que dices me pareces un personaje interesante y no quiero que desaparezcas. Perdona mi torpeza y desde luego eres un soplo de aire fresco en el alicaído ambiente del blog.
Y de malísima nada. Un sol es lo que eres, y espero tus noticias. 
hola yayito.
las cosas no son siempre lo que parecen.........
a veces jugamos sin saber que podemos hacer daño, yo no tuve mala intención, sólo quería ser justa.
no sé qué decirte es que no puedo decirte las cosas ....sólo ana puede darte la respuesta.
Eres una gran persona Josillou.
Morganita,,,voy a tener que darte jarabe,,,y no precisamente el de aceite.
Un beso a los dos y la amistad es algo que cuesta mucho y mas en estos tiempos,,
conservad vuestra comunicación.
Un abrazo a los dos,,,morguiiiiiiii...
lerna Lerna 12/06/2010 a las 10:06
Gracias Lucía por tu comentario y porque compartas mi opinión.
yayito campestre es un caballero.
pero.......yayito he de volver a mi rol......así pues ..........corto y cambio............
Tu rol, Morganita, es la de ser una persona maravillosa y preocupada por el bienestar de tus semejantes. Espero que me aceptes como amigo y que nos sigamos gastando bromas mucho tiempo.
jajajjaaj, al final te ha caigo bien la yayita morgana eh?? pues mira.......sabes que busca novio.......jajaj ¡¡¡¡¡¡a su edad ¡, trescientos añitos y pico  , le estamos buscando candidatos kakak me partooooooooooo'¡¡

¡besos ¡
Pues tengo un par de primos con muchos duros mellizos en forma de olivos y aceitunas aceiteras que estarían encantados de viajar en su escoba.
Me apunto a padrino. 
jajajjaja jolines qué guay¡¡ presenta¡ presenta¡¡ . oye que nunca te veo en messenger..........
debe haber mala conexión, me devuelve los mensajes. bueno a ver si hablamos, por messenger jose, oye, que me voy al super de verdad menuda vida que llevo de stress presentame a tus primos yaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡ kakakak
vaya , vaya.....ahora resulta que la pánfila de mi bizbizbiz, la brujita tonta rubia de bote marlencita y el yayito campestre son amigitos.......sólo falta la que deshoja margaritas para completar el cuadro.........

temblad ¡¡ si pillo al yayito lo dejo sin coleta, y a vosotras brujillas tres al cuarto os llevo al infierno a un encierrito eterno..........

JA JA JAJAAAAAAAAAAAAAA

Pues resulta que la Marlencita, rubia de bote, es un encanto de criatura. Así que chincha y rabia bruja mala y fea.
Pues resulta que la Marlencita, rubia de bote, es un encanto de criatura. Así que chincha y rabia bruja mala y fea.
Morgana, yayita, por fa, si tienes que decir algo que no puedas poner en comentarios, hazlo en su correito. Ésta que lo soy no comenta absolutamente nada que me sea dicho en privado con nadie. Soy muy seria a este respecto, más que nada, porque respeto al máximo la confidencialidad y la confianza en mí depositada. 
No tengo, pues, ninguna respuesta que dar.  

Deja tu comentario Reflexión sobre el libro electrónico

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre