Avisar de contenido inadecuado

De la jubilación a las exequias

{
}

    TAGS:undefined

 

   

    La hucha de las pensiones está a punto de agotarse y andan la ministra Báñez, que no es nueva en estas lides, los agentes sociales, el Pacto de Toledo, que ya no parece un pacto, formando un totum revolutum y colaborando en la medida de sus posibilidades a que la gerontofobia esté de moda, a que el rechazo a los ancianos, a los putos viejos conservadores, como dicen ciertos ultraizquierdistas en las redes sociales, se haya disparado. Poco importa ya la experiencia y el sentido común y que la labor social de muchos jubilados sirva para que exista una paz social o rabia contenida pero efectiva, que cuiden nietos y a hijos en paro o en empleos precarios, compartiendo pensiones y acogiéndolos en los momentos de necesidad.

   La verdad es que nadie parece tener la solución, todo es verborrea y propuestas para poner la piel de gallina. La de la CEOE de hace algún tiempo, la de elevar la edad de jubilación a los 70 años, ya no disimula nada la intención de que cuando a la gente le llegue la hora de jubilarse, o se muera enseguida, o se haya muerto antes. El programa del propio François Fillon, flamante candidato de la derecha ultraliberal francesa pone en jaque, ya sin complejos, el actual estado de bienestar.

    Lo del aumento de la "esperanza de vida" que arguyen para justificar semejantes monstruosidades, pues lo son obligar a un anciano a deslomarse sin ya poder, no es, en realidad, sino otro grosero ardid para escamotear el derecho de los trabajadores a un retiro digno después de toda una vida de fatigas, pues ¿cuánto más va a vivir la persona a la que se ha forzado a trabajar hasta los 70 años? ¿Qué migajas de vida le restarán?

     Se ve que la plutocracia y los políticos que la sirven están decididos a gastar en lo que sea, espeluznantes setas "decorativas" en las calles, jamón pata negra en el avión del presidente o rescates a la banca responsable del caos, antes que en devolver a los españoles un poco de lo que les pertenece, cuando la vista, los huesos, los dientes, el pulso, el estómago, la memoria, les flaquean. Ya no se trata de reorganizar la cosa arañando, de paso, unos pocos euros por los que cotizaron durante décadas sino de afearles que vivan tanto, utilizando, encima, la estimación de esperanza de vida de los tiempos en que, por haberse jubilado a una edad razonable, aún podían quedar 15 o 20 años para disfrutar de lo que nunca antes se pudo disfrutar.

    Diríase que a los barandas que detentan el poder les molesta que las personas vivan bastante, y que esa vida que les queda la vivan en términos de confort. Es un gasto inasumible, piensan, y no reparan en la radical inhumanidad de su pensamiento. La dolorosa artritis del dependiente de comercio que lleva 50 años de pie, el enfisema del obrero químico o el descoyuntamiento del de la construcción, ¿cómo están a los 70 años? A esa edad se puede ser de la CEOE, o diputado, o senador del reino, o tesorero del PP, pero no un trabajador de verdad.

    Así pues, ¿qué mejor, para que no hagan gasto, que hacer coincidir la edad de jubilación con el gori-gori?

{
}
{
}

Comentarios De la jubilación a las exequias

Has dado un barrido muy bueno al tema de lo que afecta a las pensiones y los derechos que les corresponde -o les podría corresponder- a los pensionistas. Un deseo de esperanza para los que ahora pueden disfrutar de muchas cosas, porque lo han merecido tras largos años de trabajo. Que no haya falsas promesas por parte de los gobiernos de turno y que lo que miren por el bienestar de un pueblo que a ellos se les revierta en grado aumentado.
Cristóbal Cristóbal 29/11/2016 a las 23:26
Desnaturalizan hasta al propio Pacto de Toledo, que nació como verdadero gran acuerdo de estado para asegurar que las pensiones sólo pudieran mejorar económicamentelos últimos años de los trabajadores, cuando están más desprotegidos..., pero fíjate lo que les ha durado ese "espiritu"...; y lo que más me j... es que se creen en su cinismo que nos están haciendo un favor.
Para saber lo que nos espera hay nada más que ver cómo se ha intensificado la publicidad de los fondos privados. Lo de siempre el dinero adonde debe estar: en la banca privada.
José Calahorro José Calahorro 30/11/2016 a las 21:34
Gracias, Cristóbal y Pepe. Los fondos privados son un puto engaño. Los mercados están dominados por los cortos y los bajistas que cada día inventan nuevas artimañas para destrozar los ahorros de la gente, poniendo las cotizaciones a nivel de hace 40 años. De lo poco que quede luego viene Hacienda a darte el "alegrón".
Si tuviera que empezar de nuevo los planes de pensiones se los iban a hacer su tía la del pueblo.

Deja tu comentario De la jubilación a las exequias

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre