Avisar de contenido inadecuado

El demonio de Lavapiés

{
}

Pedro Herrasti firma ejemplares de su libro

En el salón de actos de la Casa de la Cultura de Jaén ha tenido lugar la presentación del primer libro de Pedro Herrasti, El demonio de Lavapiés, publicado en la editorial Edhasa, en su serie Narrativa Histórica.

La introducción ha corrido a cargo de la delegada provincial de Cultura, Francisca Company, que ha glosado la condición de periodista y funcionario del ministerio del Interior de Herrasti. Aunque nacido en Madrid, a Pedro puede considerársele un autor giennense, por su fuerte vinculación a esta tierra.

Los que tenemos la fortuna de conocer a Pedro y contar con su amistad podemos describirlo como una persona de gran cultura y apasionado lector, que siempre tiene a punto la  opinión y el juicio más certeros y comedidos sobre cualquier tema que se suscite. 

Tras un breve discurso y a las preguntas de los concurrentes, Herrasti ha resumido el proceso de gestación de una novela histórica como El demonio de Lavapiés. Además de oficio es precisa una gran vocación literaria para adentrarse en una ardua tarea de investigación, llegar a conocer los más mínimos detalles de la vida diaria en el Madrid de los Austrias menores y desarrollar una trama policíaca que intrigue al lector en un contexto muy diferente del actual.

Pedro Herrasti ha expuesto, asimismo, el proceso no menos trabajoso de enviar a diversas editoriales copias del original, sin obtener respuesta. Puede pasar mucho tiempo hasta que alguien de alguna editorial tenga a bien hojear un ejemplar de la copia recibida y mostrar siquiera un tibio interés en su publicación. Probabilidad mínima, casi como la de acertar una quiniela o como que el mensaje en una botella llegue a feliz puerto. Siempre planea la casi absoluta certeza de que, seguramente, obras muy estimables se cubrirán de polvo y se destruirán sin llegar jamás a ver la luz. 

Tras el acto, Pedro firmó ejemplares de su libro a los que se acercaron a tal fin. Habitualmente tan tranquilo e impasible, Pedro nos dijo que se había sentido nervios por momentos y un tanto emocionado, ante el calor del público asistente.

El demonio de Lavapiés (sinopsis).-  Tras una azarosa vida luchando en los tercios de Flandes, Gonzalo García vive apaciblemente con su modesto empleo de alguacil en Lavapiés. Pero todo cambia cuando una madrugada se comete en su distrito un macabro triple asesinato en lo que parece ser un rito satánico. Gonzalo recabará la ayuda de la Inquisición y, junto con el dominico fray Diego (que hasta entonces vive retirado en la biblioteca de su convento), tratará de aclarar el crimen y el sentido de un pliego de papel que contiene extraños signos y cifras aparecido junto a uno de los cadáveres. Esa misma mañana, el rey Felipe IV recibe un escalofriante regalo: un corazón humano. Se inicia así una cadena de muertes y crípticos mensajes que siembra el terror en la corte. De las callejuelas sórdidas del Madrid de los Austrias a los salones de una corte en imparable declive, la novela de Pedro Herrasti lleva al lector a bucear en una época marcada por la traición y el fingimiento. Al tiempo que desvela las pasiones más oscuras del corazón humano.

La combinación de una trama de marcado carácter policíaco, el espíritu de aventuras y el predominio de la acción, junto a una muy eficiente y cuidada reproducción de época hacen de la obra de Pedro Herrasti una de las novelas más logradas y apasionantes sobre la España de los Austrias, con el valor adicional de mostrar no sólo la vida en la corte, quizá más conocida, sino el ambiente social y cultural que palpitaba a su alrededor. Una primera novela que más que una promesa es ya una obra muy acabada y potente.

{
}
{
}

Comentarios El demonio de Lavapiés

Fue muy entrañable el acto de la presentación del libro de Pedro, vernos todos juntos, esta vez club de lectura y taller de escritura(que también estaban todos) en la presentación del libro de un amigo. Desde aqui también le deseamos tanto al autor como al libro las mejores de las suertes y ojala proximamente nos veamos celebrando el premio a la novela historica.
baladita baladita 29/01/2009 a las 08:12
No sabía que habías estado en el acto. Me gustaría que me dijeras quién eres en la vida real. ¿Manuela acaso?
No te voy a decir más lo que increiblemente bien que narras cualquier hecho... Y, en éste, se nota el cariño que le profesas a Pedro. Me encanta contarme entre tus amigos, entre tu gente, entre ese entrañable Club de Lectura. Una vez más, GRACIAS.

(Te veo muy comedido... miedo me ha dado de entrar... ¡¡¡no veo fotos!!! jajaja...)
Ana 29/01/2009 a las 11:13
Lo siento... se me ha colado un "que"... craso error... ¿podrá usía perdonarme tal despiste? La pena me embarga... el dolor me consume... los remordimientos carcomen mis entrañas... :'-( :'-(
Ana 29/01/2009 a las 11:24
Me remito al comentario que posteé (¡Vaya palabreja!) en tu blog, mucho encatamiento, pero luego te cansas y aprietas el paso como gacela en sabana ante el tufillo a león.
Queda disculpada y queda a su disposición, y para lo que guste mandar, José Martínez, un amigo, un servidor, un esclavo, un siervo, un felpudo, una alfombra, un...
¿Tufillo a león? Ahhh... ¿Te refieres a éste?
                                                                                          

¿O quizás, éste otro?
                                          
Uy... tengo otro más....
                                                       

Dígamese qu'est que vous voulez dire???
jajaja.... digamese... digamese.... por fa... "Dígaseme"... jajaja.. me pones mu nerviosa....
ya sé que suena repetitivo, pero me encanta como escribes... siempre con delicadeza y respeto y me siento afortunada por contar con compañeros como tú y Pedro en el club de lectura.
Enhorabuena a Pedro por ese sueño cumplido y desearle un gran éxito a su novela (lo que no dudo)
¡Ah! estamos esperando la próxima
pimpinela 29/01/2009 a las 17:03
ya sé que suena repetitivo, pero me encanta como escribes... siempre con delicadeza y respeto y me siento afortunada por contar con compañeros como tú y Pedro en el club de lectura. Enhorabuena a Pedro por ese sueño cumplido y desearle un gran éxito a su novela (lo que no dudo) ¡Ah! estamos esperando la próxima
pimpinela 29/01/2009 a las 17:03
muy bien, me encanta como escribes, jjjjjeeeeee
jajaja... punto de fuga.. jajaja...¡¡¡esa es tu linea!!!
Espero que muchas personas mas puedan disfrutarte como Cronista. hay que darle publicidad a este blog!
ISSA ISSA 01/02/2009 a las 15:45
Eres único.Primor .Puedes ganarte la vida como cronisa oficial.
Te felicito por la buena cronica de Pedro.A ver si te animas y pronto eres tu el que preenta un libro oficial de cronicas por Ejp
Eradelcobre Eradelcobre 02/02/2009 a las 21:19
...tendremos que leerlo,  tu presentación me ha despertado interes y esa época de la historia...tan de Alatristes...
..a ver esa pimpinela que mas que florecilla parece florero... ;-) tan...tan primaveral...
catarina catarina 05/02/2009 a las 14:03
Florero nooooo... catarina, florida y hermosa jajaja... ;-*
Anónimo Anónimo 09/02/2009 a las 13:12
El libro es exepcional. Eres grande.La trama no es mala, pero lo realmente bueno es el lenguaje; has hecho verdadera literatura.Que seas feliz.
El que soy. El que soy. 04/03/2009 a las 22:46
..Josi...ya lo he leido...la querida Pimpi ha tenido la amabilidad de dejarmelo.
Me ha encantado, vuestro amigo es un escritor de primera.
Se lee rápida y facilmente. Las frases cortas y la descripción del entorno, paisajes, atmósferas, etc. me parecen instaneas precisas.
Es cierto que algunos personajes parecen estar basados o relacionados directamente con otros de otras novelas, pero no me parece mal, es un momento historico que está  ahí y es normal que las personalidades tengan parecido perfil. El alguacil me recuerda fisicamente al Martín Saldaña (si no recuerdo mal) de Alatriste y el dominico tiene una astucia que me recuerda a Fray Guillermo del Nombre de la Rosa y todos esos trepas intentando arrimarse al poder, estos no cambian a lo largo de los tiempos ¿verdad?
catarina catarina 18/03/2009 a las 08:38
Me alegra que Pimpi te haya dejado el libro y hayas tenido ocasión de leerlo. Efectivamente, cuando hemos pasado por numerosas lecturas y vicisitudes de la vida, tenemos la impresión de déja vu, en casi todo, porque lo que sentimos o creemos o destilamos es fruto del acervo que se ha ido haciendo más o menos grande dentro de nosotros con nuestras lecturas, con nuestras vivencias, con nuestra experiencia.

Por eso es tan difícil ser absolutamente original, si ya los antiguos griegos pregonaban lo de que "No hay nada nuevo bajo el sol". Pero por contra, los temas recurrentes pueden ser presentados de forma atractiva, que le darán la originalidad.

Estoy de acuerdo contigo en que el género humano no cambia, y en todos los trabajos sigue viéndose y padeciéndose al arribista y trepador que se apropia de saberes e ideas ajenas para encandilar al que ostenta el poder, pisoteando a sus iguales y propagando bulos que hundan al trepado en la miseria.  
Entre el carcamal ese de josillu y la otra vieja desprende la web un tufillo a vejestorioo adolescente que quiere ligar que da asco. Yo solo queria ver opinines sobre el libro no como os intentais enrollar guarros.
pi pi 17/03/2012 a las 18:52
Todo el mundo no puede ser un adolescente-adolescente ni un guayabo como tú y también los vejestorios tienen derecho a ser verdes por un día.

Deja tu comentario El demonio de Lavapiés

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre