Avisar de contenido inadecuado

Adiós a agosto

{
}

Se va agosto, el antipático agosto, con su luz de celofán, con el tono gris que queda en los pueblos en los que acabó la feria patronal, dejando un rastro de contenedores rebosantes, farolillos descabalgados, veladores llenos de quebradizos mondadientes, papeles grasientos, servilletas ribeteadas de carmín,…

Me duele agosto, el corazón de agosto, que huele a aromas salobres, a pechos descubiertos, a luna de agua, pero también a vacío, a viejas despedidas. Miro los rostros de agosto, las jóvenes que hace un instante eran niñas y se han transformado en aquellas a las que hace muchos agostos lanzaba mis miradas subrepticias. Agosto es una mantis melancólica, un concierto desconcertado de cigarras y grillos, un astro azul que devora mi costado. ¡Cuántas sombras cubren mis ojos en agosto y me hacen frágil!

¿Quién no recuerda en agosto alguna nota que lo traslade a los veranos adolescentes? El verdín de las tomateras que dejaba las manos negras y con un sabor ácido en la lengua, la aspereza de las matas de pepinos, arrastrándose por las eras y escondiendo sus frutos embarrados, como sapos dormidos, el racimo de uvas apiñadas picadas en parte por los gorriones, el esfuerzo para descubrir las atormentadas raíces de la grama, la juncia pugnando por obstruir las acequias, a mi padre cortando con precisión de cirujano los nuevos caballones para las patatas de los Santos, aquellas muchachas que pasaban delante de nosotros en los atardeceres de los domingos de agosto y que, en nuestra timidez, veíamos siempre bellas e inalcanzables,…

Agosto es la luz dulce de un fracaso. Uno se siente en agosto como un fruto caído desde la rama más alta. Lo perdido, el tiempo amarillo que se introduce en nosotros y nos delata. Que pase agosto, que venga de nuevo el inicio del ciclo, de hacer lo que no hicimos a pesar de habérnoslo propuesto tantas veces, de terminar aquella colección de fascículos, de apuntarnos a pilates, de cambiar la chancla por el zapato de cordones, que se reactive una vez más la rueda de la vida.

Que venga septiembre a dormirse entre nuestros labios como un ave.

{
}
{
}

Comentarios Adiós a agosto

Excelente... Me has atrapado totalmente, y como siempre, cuánta razón tienes en tus escritos. 
Besos
Muchas gracias por tu comentario, Ágatha, valioso como todos, pero con un plus añadido por venir de ti, erudita del idioma.
Un beso grande. 
Vaya, no me había percatado de lo que había echado de menos en este agosto a mi melancólico migomío. Sin ánimo de llevar la contraria, lo siento, a mi septiembre no me gusta nadica de nada. Preludio del largo invierno, triste y oscuro, que no es chicha -no brillan los colores como en verano- ni limoná -tampoco es que sea tan oscurisimo. Fines, para gustos...
Se acabó la tranquilidad... ¡¡vuelve la revoluciónnnnnn!!!!!!
Ana Ana 30/08/2010 a las 20:53
Vaya, no me había percatado de lo que había echado de menos en este agosto a mi melancólico migomío. Sin ánimo de llevar la contraria, lo siento, a mi septiembre no me gusta nadica de nada. Preludio del largo invierno, triste y oscuro, que no es chicha -no brillan los colores como en verano- ni limoná -tampoco es que sea tan oscurisimo. Fines, para gustos...
Se acabó la tranquilidad... ¡¡vuelve la revoluciónnnnnn!!!!!!
Ana Ana 30/08/2010 a las 20:54
Ea, te dejo dos por si no te lees alguno... jajajajja... La escuchatana revivía.
Ana Ana 30/08/2010 a las 20:55
¿o era escucharanta? jajaja... (me vas a perdonar, ya sé que soy un incordio y que sólo desprestigio tu marvellous blog... no he podido reprimirme hoy... )
Ana Ana 30/08/2010 a las 20:57
¡Vaya, bienhallada! Ya estaba bien, que el mundo no es solo vida muelle y atardeceres marinos. Seguro que has dejado por ahí corazones heridos y pechos traspasados. Yo sí prefiero septiembre. Pero lo malo es que antes de que tomemos el pulso al nuevo ciclo ya están dando por saco con Papá Noël y los peces en el río.

Bienvenida de nuevo. Mon coeur rebosa satisfacción por sentirte cerca. 
Tan zalamero como siempre ¡éste es mi Josillou! Ay, ganas tengo de que me pongas al día en todos los acontecimientos ocurridos -si es que ha pasao algo, porque el tranvía sigue igual. Ah, y ten cuidado con tu coeur que tanta "rebosación" puede desatar una desconexión y pa qué queremos más. ¡¡Nos vemos!!
Ana Ana 31/08/2010 a las 17:36
Tan zalamero como siempre ¡éste es mi Josillou! Ay, ganas tengo de que me pongas al día en todos los acontecimientos ocurridos -si es que ha pasao algo, porque el tranvía sigue igual. Ah, y ten cuidado con tu coeur que tanta "rebosación" puede desatar una desconexión y pa qué queremos más. ¡¡Nos vemos!!
Ana Ana 31/08/2010 a las 17:37
Pues sí que te has alegrado... salen a pares...
Ana Ana 31/08/2010 a las 17:37
Pues sí que te has alegrado... salen a pares...
Ana Ana 31/08/2010 a las 17:38
Pues sí que te has alegrado... salen a pares... y este va a salir lo menos tres veces... jajajaja
Ana Ana 31/08/2010 a las 17:38

Deja tu comentario Adiós a agosto

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre